Fiesta de la Trinidad

 

Ver imagen original

 

Proverbios 8,22-31

Esto dice la Sabiduría de Dios: El Señor me estableció al principio de sus tareas, al comienzo de sus obras antiquísimas. En un tiempo remotísimo fui formada, antes de comenzar la tierra. Antes de los abismos fui engendrada, antes de los manantiales de las aguas. Todavía no estaban aplomados los montes, antes de las montañas fui engendrada. No había hecho aún la tierra y la hierba, ni los primeros terrones del orbe.

Cuando colocaba los cielos, allí estaba yo; cuando trazaba la bóveda sobre la faz del abismo; cuando sujetaba el cielo en la altura y fijaba las fuentes abismales. Cuando ponía un límite al mar, y las aguas no traspasaban sus mandatos; cuando asentaba los cimientos de la tierra, yo estaba junto a él, como aprendiz; yo era su encanto cotidiano, todo el tiempo jugaba en su presencia: jugaba con la bola de la tierra, gozaba con los hijos de los hombres y las mujeres.

 

EVANGELIO

 

Juan 16,12-15

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos y discípulas: – Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la Verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir. Ella me glorificará, porque recibirá de mí lo que os irá comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que tomará de lo mío y os lo anunciará.

 

Homilía

 

Hoy nos obsequia la Iglesia un texto de Proverbios que no podíamos pasar por alto, en aras de esa costumbre que tenemos de centrar nuestra meditación en el evangelio.

No puedo evitar recordar Job 38, la respuesta de Dios cuando el profeta se queja…Job entendió lo que dice el libro de los Proverbios, y habría entendido a Jesús.

Tal vez porque bajó hasta lo más bajo, se sintió más pequeño que una mota de polvo perdida en un basurero, en fin, tomó la medida de su pequeñez, que es la nuestra, aunque no lo sepamos.

Mis amig@s saben que estoy compartiendo mi reflexión desde la antesala de unos exámenes de teología. Si no fuera porque acepté el propósito de estudiar por obediencia, hoy me sentiría quebrada y vanidosa por pretender escudriñar a la Sabiduría en persona, la Bendita Sofía, con la miserable herramienta de mi mente.

Qué bien sienta escuchar estas palabras que te bajan los humos y relativizar. Pero mejor sienta, y consuela, saber que aún y con todo alguien nos declaró capaces de ser abrazad@s por Ella, habitad@s hasta la última molécula, y no por méritos propios sino porque Ella nos ama. Así de sencillo y … sin embargo ¡qué lejos estamos de gozarla, de sentirla transformando nuestro mundo, nuestro ser, en su casa!

¿Todavía no podemos cargar Señor?

¿Qué nos falta?

Salgo de un museo de arqueología, una maqueta a tamaño natural reproduce un corte del terreno con los estratos profundos llenos de vasijas, esqueletos de gente y animales, restos de construcciones más arriba, enterramientos complejos, y seguimos subiendo, una villa romana con sus mosaicos, y seguimos subiendo hasta que, horror y dolor, cerca de la última capa sobresalen restos de envases como latas de un refresco que no me paga por hacerle publicidad, botellas de plástico rotas…y el montaje era suave porque faltan muchas cosas.

Jesús prometió, tú y yo sabemos que Sofía está a la obra. ¿qué nos pasa? ¿qué nos falta?

Tal vez vernos como Job, otra devastación como la que recordé en el Memorial de la Deportación de París (visitado ayer) o en el museo de arte e historia del judaísmo, dos calles más arriba… Sí, últimamente me llama la retrospectiva. Quiero entender, quiero saber si nos está haciendo falta otro toque de atención atronador para que despertemos. Os dejo con la inquietud…Espero comentarios. En la comunidad, esto se compartiría para discutirlo o ampliarlo, aportarle vida ¿quién se anima?

Un abrazo de parte mía y uno gigante de parte de Sofía, la Bendita Respiración que nos busca allí donde estemos. Porque qué es, quién es nuestro Dios sino un abrazo eterno y muy sostenido, un abrazo de osa, un remolino abrazante y mimoso.

Yo me muero por vivir ese abrazo, ni me muevo, ahí os busco y os espero.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s